jueves, 5 de marzo de 2015

Nostalgia






El agua profunda en el póster de viajes me encuentra
En transición al estar a punto de apartarme
De la idea de la farsa a nuestro alrededor…
En los asientos. Y tú también sabías cómo hacer la labor
Perfectamente bien. Trompetas en la tarde
Y tú lo primero ponerte manos a la obra y
Las barcas desaparecen, una por una, río arriba.
Se debe reservar a una de ellas como una promesa. Pero no,
El parque continúa. No hay espacios entre las hojas.
Una vez cuando había más mobiliario
Parecía que nos desplazábamos más libremente sin notar las cosas
O a nosotros: nuestras relaciones estaban bien articuladas
Y eran directas. Ahora el aire entre ellas se ha rarificado
De manera que respirar se ha vuelto un placer, un acto inconsciente.
Luego cuando habías acabado de hablar del viaje que
Habías planeado, y cuántos días ibas a estar fuera
Yo estaba mirando hacia los bosques de la noche mientras sostenía
El auricular en mi oído, respondiendo correctamente
Como siempre hago, a todo, habiéndome vuelto el que duerme en ti.
Ya no importaba que yo no quisiera que te fueras,
Que quisiera que regresaras lo más pronto posible
A mi casa, no tu casa esta vez, excepto
Que es tuya cuando duermes en ella.
Y tú serás disciplinada y acendrada
Una vez que ambos estemos en el colgadizo del mundo.
Nuestras palabras ascenderán como humo de cigarrillo, directo a las estrellas. 



HomesicknessJohn Ashbery

Foto: Juan Pablo Torres Muñiz

No hay comentarios:

La mano en el arado (Ruy de Moura Belo)

LA MANO EN EL ARADO F eliz aquel que administra sabiamente la tristeza y aprende a repartirla entre los días Pueden pasar los meses y los...