sábado, 5 de agosto de 2017

el invierno



Pinterest: @xonorolemodelz




También los domingos mi padre madrugaba

y se ponía sus ropas en el frío azul oscuro,

luego con las manos cuarteadas que dolían

del trabajo en la inclemencia semanal encendía

las llamas estancadas. Nunca nadie le agradeció.



Yo me despertaba y oía al frío astillarse, quebrarse.

Cuando los cuartos estaban calientes, él llamaba,

y lentamente me levantaba y me vestía,

de miedo de las iras habituales de aquella casa,



Hablándole con indiferencia, a él

que había espantado el frío

y lustrado mis zapatos buenos, también.

¿Qué sabía yo, qué sabía yo de las

obras austeras y solitarias del amor?   



Those Winter Sundays
Robert Hayden, 1913 - 1980


  

La mano en el arado (Ruy de Moura Belo)

LA MANO EN EL ARADO F eliz aquel que administra sabiamente la tristeza y aprende a repartirla entre los días Pueden pasar los meses y los...