lunes, 5 de junio de 2017

Tormenta vespertina



Y qué con estas tormentas vespertinas
cuando la espuma se hace roca, la ola
ensenada. En el interior de la onda
sería como siempre soñabas el colapso
de dos hombres en el ser.
De esta manera, las rocas renuncian
a su sólida postura. Si Hart se lanzó
del barco al mar, cómo puedes
tú, Hartley, apenas vivo
en esta soledad, no hallar su
ojo dentro de ti. Hay una cresta
una repetitiva alta ola que viene a
por ti. Tan poca luz es la que logra penetrar
aparte de tu deseo en espuma de mar
anudado para estallar —aquí está tu montaña de Maine donde el rebrote
el empuje pasional logra penetrar. 


Sharon Dolin 
I want to paint the livingness of appearances.
           
—Marsden Hartley

La mano en el arado (Ruy de Moura Belo)

LA MANO EN EL ARADO F eliz aquel que administra sabiamente la tristeza y aprende a repartirla entre los días Pueden pasar los meses y los...