jueves, 18 de junio de 2015

Pasión









Si era esto lo que querías, no debiste haber
al mundo de unas entrañas de mujer venido;
Del monte a los Salvadores se les ha de traer,
de donde lo duro de la dureza es extraído.

¿No te apena haber dejado a tu valle amado
así de devastado? Mira mi flaqueza; nada más
arroyos de leche y lágrimas me ha quedado,
pero tú siempre me dejabas tan atrás.

Con tanta pompa me fuiste anunciado.
¿No debiste ya un salvaje salir de mi interior?
Si lo que buscabas era por fieras verte destrozado,
por qué en la escuela doméstica me enseñaron

a tejer suaves, pulcros vestidos para ti
en los que nunca, ni la más pequeña vuelta
de una costura te dañara… Fue siempre así
mi vida, ahora tú de pronto la revuelcas.






Rilke, Das Marien Leben (Vor der Passion)
Trad.: Roberto Zeballos

martes, 9 de junio de 2015

Un día


¡Oh mundo, no te puedo retener lo suficientemente cerca!

¡Tus vientos, tus extensos cielos grises!

¡Tus nieblas que se expanden y levantan!

¡Tus bosques, este día de otoño, que sufre y se viene abajo

Y todo menos se desgañita a colores! A este desgarbado risco,

Hay que aplastarlo. ¡Levantar la inclinación de aquel negro farallón!

¡Mundo, mundo, no te puede retener lo suficientemente cerca!

Siempre he sabido del esplendor que hay en todo,   

Pero de esto nunca;

Hay aquí tanta pasión

Que me desmiembra. Señor, temo que

Hayas hecho al mundo demasiado bello este año.

Mi alma está en cualquier parte menos fuera de mí, no dejes

Caer una hoja muerta; te pido, no dejes cantar a ningún pájaro. 



Edna St. Vincent Millay
Imagen: http://www.kenelliott.com/oils.htm

La mano en el arado (Ruy de Moura Belo)

LA MANO EN EL ARADO F eliz aquel que administra sabiamente la tristeza y aprende a repartirla entre los días Pueden pasar los meses y los...